¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 17 el Dom Jun 23, 2013 1:30 pm.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» When worlds collide - Anna-
Dom Ene 21, 2018 12:01 am por Anna Lambert

» Mental Games (?) | Lagen
Dom Dic 24, 2017 1:29 am por Lagen Watatsumi

» El intruso(???)
Dom Dic 17, 2017 10:21 pm por Lagen Watatsumi

» The trip may seem a bit longer than expected [Akemi]
Vie Jul 08, 2016 7:33 pm por Akemi Atsuko

» Bloody Rose Academy (Elite)
Vie Mayo 16, 2014 6:06 pm por Invitado

» Directorio Looking For You
Vie Feb 07, 2014 6:53 pm por Invitado

» Creando Mundos [Élite]
Mar Ago 27, 2013 1:13 am por Invitado

» Other World {Foro RPG Naruto/Inuyasha} normal
Lun Jul 22, 2013 12:01 am por Invitado

» Death City [Foro Nuevo//Élite]
Sáb Jul 13, 2013 1:25 am por Invitado

» Naruto Ninja Chronicles [Afiliación Élite]
Lun Abr 29, 2013 9:13 am por Invitado

CURRENT MOON

Syracuse, de la tribu del agua del sur.

Ir abajo

Syracuse, de la tribu del agua del sur.

Mensaje por Syracuse Vaughan el Lun Ene 14, 2013 7:24 pm


Syracuse Vaughan

"Déjeme decirle, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor..."

Datos básicos - Datos físicos
Nombre completo: Syracuse Vaughan
Apodos: No tiene demasiados, uno debe ser muy cercano para darle un apodo.
Fecha de Nacimiento: 25 de mayo
Edad: Treinta y seis años.
Nacionalidad: Tribu agua del sur
Grupo: Rebelde
Orientación Sexual: Heterosexual
Su cabello es castaño oscuro, lo cual es facilmente confundible con el negro azabache. Lo lleva siempre en un corte desalineado, un tanto largo, desmechado, libre al viento, no se preocupa demasiado por mantener su cabello arreglado, siempre tiene algo más en su cabeza. Ojos azules, profundos, claros y brillantes. Tienen una chispa especial de entusiasmo que siempre está presente. Probablemente su sonrisa, demasiado ancha y escandalosa, sea su rasgo característico, los hoyuelos que se forman en sus mejillas al reír, la forma en que se cubre los ojos mientras niega con la cabeza. Su risa es única, él es único. Tiene algunas cicatrices en la espalda, producto de peleas del pasado. Tez blanca y pálida, alto, delgado y menudo.

Perfil psicológico


Inteligente, y no únicamente en la lectura o los conocimientos que puede adquirir de los textos. Sabe evaluar las situaciones, sabe qué hacer ante cada momento, qué decir y cómo actuar. Conoce cuáles decisiones van a favorecerlo y cuáles empeorarán sus intereses, se mueve como pez en el agua, ha vivido su vida a edades donde no era necesario hacerlo, y el conocimiento callejero le ha otorgado una rapidez mental que no desearía tener. Su cerebro se encuentra a la defensiva, buscando un desafío o algo a lo que responder, no de forma grosera, sino algo que deba resolver o solucionar, un problema que quitarse de encima, ya que está acostumbrado a ellos. No obstante, en las pocas ocasiones en que una situación lo descoloca, o una persona le hace perder completamente sus estándares normales de pensamiento, acción y reacción {Como, por ejemplo, su difunta esposa} eso le encanta, ya que es una situación nueva, la cual analizar, para la cual deberá pensar, revisar los puntos que debe corregir y aprender. Le agrada aprender de la vida, y se lo plantea día a día.

Necio. No se refiere a necedad de pensamiento, no cree en el blanco o el negro, no tendrá opiniones que choquen con los demás, ya que conoce los matices del gris. Al leer la palabra “necio”, se debe comprender que se refiere a las situaciones. Cuando una idea se le atora en la cabeza, sin importar qué sea o qué tan loca pueda llegar a parecer, no se detendrá hasta lograrlo. Y puede fracasar, claro que puede, es humano, y puede caerse, rasparse la piel contra el suelo y sangrar. Puede llorar y sudar mientras se levanta, quejándose, pero lo hará. Se levantará y comenzará de nuevo, en el caso de volver a fallar, repetirá el proceso hasta que todo salga de la forma que él quiera. Sin embargo, que tenga una fuerza de voluntad inquebrantable no quiere decir que esto no tenga un límite. Las situaciones pueden cansarlo, luego de muchos intentos, y cuando eso ocurre el muchacho entristece, realmente entristece, y desea estar solo y anotar sus pensamientos deprimentes en su pequeño poema, guardar la tristeza para sí mismo y no molestar a los demás, ya que ellos merecen continuar con sus actividades, con su felicidad, sin ser interrumpidos por asuntos ajenos. En el peor de los casos, el rechazo o el fracaso lo llevaría a una gran decepción.

Humilde. Jamás lo escucharás quejarse por necesidad, a pesar de que tenga hambre o frío, porque sabe lo que es peor. Posee un corazón humilde, un alma caritativa y sentimientos positivos a todo aquél al que se acerque. Es especial, terriblemente especial. Y aunque estas líneas jamás puedan llegar a abarcar lo particular y maravilloso de su personalidad, esto es lo que más se asemeja, para tener una vaga, una leve idea de cómo es ese bibliotecario solitario con mirada triste y sonrisa torcida en cuyos ojos negros como la noche siempre brilla de forma incandescente una chispa de esperanza.

¿Tonto? No. Ingenuo.
Cree que existe algo de bondad en cada persona, por más mala que parezca, siempre se le puede encontrar algo bueno, sólo hay que prestar atención y utilizar tu ojo bueno. Esa idea tan noble y profunda puede llevarlo a equivocarse, puede lograr que las personas con personalidades no tan nobles y puras como la suya lo corrompan, de forma indirecta, o lo engañen por un breve período de tiempo. No obstante, es esperanzador, no ciego. Tal y como cree en la bondad, también cree en la maldad, simplemente está seguro que existe mucho más de la primera en ambos mundos, y que podría ser aun más, si aprendiéramos a ejercitarla. Por más que lo oculte y le avergüence admitirlo, tiene odio a la corona, su ingenuidad se ha perdido desde que su esposa falleció.
Está destrozado, partido en dos, como si le hubieran quitado la mitad de su corazón. Sin embargo se levanta, vive, sonríe y buscará la justicia sin importarle las consecuencias, lo cual le hace sentir terriblemente culpable.

Antecedentes históricos


φ Madre
Maestra agua, fallecida por una enfermedad peligrosa.

φ Padre
Anciano, no-maestro. Vive actualmente en la tribu del agua del norte.

φ Hermanos
No posee


HISTORIA:
"Él era sólo un niño, de trenes sin destino y de repente...algo cambió su vida"


Syracuse, llamado al igual que su padre, su abuelo y un linaje extenso e inmemorial, nació una gélida mañana de otoño, los copos de nieve caían en la tribu, dibujando trazos invisibles en el aire. En una pequeña construcción hecha de hielo se escuchaban los gritos desgarradores de una mujer dando a luz a un bebé pequeño, escandaloso y sano, con delgados y débiles mechones de cabello color azabache sobre su cabeza, los ojos fuertemente cerrados mientras sus llantos ensordecían los mudos comentarios de su padre, embelesado por su primer hijo.
La infancia de Syracuse no tiene detalles trascendentales. Su madre era sanadora, y su padre guerrero. Tenían dinero suficiente, vivían bien, el pequeño reía, saltaba, jugaba, abrazaba a su madre y admiraba a su padre, se trepaba a los árboles cubiertos de hielo y gritaba a la naturaleza, purificando su alma con plena libertad. Se aventuraba en los lagos congelados y caminaba bajo la lluvia para sentir el aroma de la humedad en el ambiente. Leía mucho, bebía leche y comía a grandes cantidades. Besaba el rostro de su madre y aprendía modales por sus aventuras callejeras. Aventurero, explorador, se perdía durante el día y aparecía en la noche dispuesto a desmayarse en su cama. Se divertía, lloraba, se lastimaba para luego continuar jugando, fue reprendido y fue felicitado, se peleó con los niños vecinos y recibió más de un golpe, también dio más de uno, dejando en claro que nunca sería un caballero de sangre, pero sí de espíritu.
Así fue como llegó a la adolescencia, su madre los dejó por una enfermedad que consumió su salud despacio. Vivieron con muchísimas más limitaciones que antes. Se pasaba las noches fuera a mirar las estrellas, ya que casi siempre le costaba conciliar el sueño, pensaba demasiado en su padre. Las constelaciones consolaron sus pesares y limpiaron sus lágrimas mudas por casi un año, antes de que las cosas se estabilizaran y pudieran continuar ellos dos, solos.

"Te encontré por fin, vagando por las dunas del pasado. Y sacié mi sed, bebí del breve hueco de tus manos. Tanto te esperé...La mirada de un niño tú me diste, la luz de un verano que había olvidado, el temblor que trae la primera vez. Por fin te encontré."


Syracuse siempre tuvo corazón aventurero, vivió una vida nómada algún tiempo, solicitando pequeños trabajos que le daban lugar dentro de un barco para desplazarse a diferentes zonas. Así llegó a Ba Sing Se, permaneciendo allí un tiempo hasta aquella dichosa mañana lluviosa. Sentía que la lluvia purificaba su cuerpo, lavaba las tristezas y los pesares que todavía se sentían sobre sus hombros, sonreía sin motivo, por inercia, mientras sus pies alzaban el agua del suelo. Había algo encantador, encandilante, algo mágico en los días de lluvia, tal vez era el aroma, o el suave viento fresco jugando con las hebras de su desalineado cabello negro. Tal vez era el sutil olor de las flores incrementado por la llovizna, o la soledad de las calles, el sol escondiéndose tímidamente detrás de los nubarrones grisáseos, iluminando tímidamente con una lumbre anaranjada que lograba que todo se viera más hermoso. Sí, definitivamente le provocaba sonreír en los días de lluvia, Syracuse sentía esa magia, esa calidez en su pecho mientras caminaba a altas horas de la mañana. Fue mientras caminaba que le escuchó, su voz era irreverente, con un tono agudo y un timbre de voz alto, prácticamente molesto. Gritaba, exigía, demandaba ser escuchada. Levantó la vista, logrando que gruesas gotas cayeran sobre su rostro y nublaran la visión de aquél ángel rebelde. Poseía bucles rubios y unos grandes y expresivos ojos del color del firmamento. Su lenguaje corporal era impecable, casi como si fuera actriz, movía las manos y aplaudía en los momentos en que se indignaba, exclamaba monólogos que trataban sobre los derechos y cómo la corona los rompía, sobre la libertad de expresión; "¡Todos merecemos ser escuchados!" decía "¡No permitan que los del fuego los repriman!". Y la forma en que hablaba era cautivante, y más de una persona se detuvo a escucharla, aunque luego continuaban su camino. El único que se quedó allí, de pie, escuchándola desde el principio hasta el final, fue Syracuse, empapándose de la cabeza hasta los pies, permaneciendo bajo la lluvia con el ceño fruncido, anonadado por la personalidad de aquella mujer desconocida, tan fuerte y avasallante, tan segura...su discurso tenía cierta agresividad, era casi un insulto gritado a pleno pulmón, pero la elocuencia de sus palabras, la delicadeza de su lengua filosa lograban embelesarlo por completo. Cuando todo hubo terminado, cuando la muchacha descendió de esa pequeña tarima de madera y le miró con ojos analíticos, no pudo más que sentir un escalofrío en la espalda.
-No escuchaste una palabra de lo que dije-no era una pregunta, su mirada fuerte y el ceño fruncido le estaban incendiando el corazón, aunque por otra parte sonreía.
-Bueno...yo...-musitó, rascándose la nuca y riendo con cierta torpeza- Mi nombre es Syracuse.
Pudo escuchar perfectamente cómo la mujer soltaba una suave risita antes de besar cada una de sus mejillas a forma de saludo.
-Rowen.
Se comprometieron y se casaron, vivieron felices durante algunos años y se amaron con intensidad. Engendraron a un pequeño hijo, con dotes extraordinarios en la tierra control. Sin embargo, la boca y los impulsos revolucionarios de su flamante esposa le traicionaron frente a las autoridades del fuego, callándola para siempre, considerandola una alborotadora.
Cuando su esposa falleció, decidió, con el corazón destrozado en millones de pedazos, entrar en las ideas de los rebeldes y vengarse de la vida de su amada.


Otros datos

• Le fascina la lectura, de todo tipo. Tiene una sed de conocimiento y pasión por el saber.
• Aprendió su control con un anciano maestro muerto hace ya muchos años.
• Diabético, el azúcar le provoca hiperactividad.
• Reza en la madrugada, antes de irse a dormir, por el alma de su amada y el perdón de los pecados que cometerá en el futuro.

Rockeo en el manejo de elementos
Credits to Rapture




Syracuse
De la tribu del agua del sur

Nos encontraremos del otro lado algún día, amada mía:

I have died everyday waiting for you
Darling don't be afraid
I have love you for a thousand years


I'll love you for a thousand more
avatar
Syracuse Vaughan
Water Tribe
Water Tribe

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 14/01/2013
Localización : Mi tribu.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Syracuse, de la tribu del agua del sur.

Mensaje por Equilibrio el Lun Ene 14, 2013 7:34 pm

FICHA ACEPTADA


Bienvenido, maestro agua


avatar
Equilibrio
Admin
Admin

Mensajes : 182
Fecha de inscripción : 19/12/2011

Hoja de personaje
Tribu: todaaas
Edad: eso no se pregunta(?)
Profesion:: ... es obvio(?)

Ver perfil de usuario http://elnuevoavatar.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.